Dos anuncios

Estaba a punto de escribir un post sobre dos libros que he dejado aparcado por escribir uno de repulsa sobre dos anuncios.

attention_manipulation1

El primero hace tiempo que lo llevo viendo, y cada vez que lo veo me produce lo mismo, ¿asco?, el segundo lo acabo de ver y he sentido lo mismo.

Todos sabemos que la publicidad está para manipularnos, convencernos de que algo es genial y lo queremos, yo misma me dejo seducir por algunos, pero nunca pierdo la consciencia de que estoy “comprando” lo que venden porque acepto el juego de seducción que me producen.

Pero ahora llega la parte en que la publicidad pierde el norte y pretende convencernos de lo imposible, o utilizar elementos que no deberían estar sujetos, al menos tan explícitamente que hiere, al fin de comprar algo sólo por quien lo prescribe y para quien lo prescribe(el segundo anuncio), o porque el mensaje simplemente pretende vendernos una filosofía de vida que aunque ampliamente transmitida socialmente venderla comercialmente es tratarnos de idiotas (el primer anuncio).

Para vivir no necesitamos trabajar, sino el dinero que nos dan a cambio de él, y pobre de aquel que acabe creyéndose que eso es de lo mejor que ha hecho en la vida.

Pongamos ya los ejemplos, no voy ni añadir ni imágenes ni vídeos, me niego a difundir esa lamentable publicidad, si no la has visto y tienes curiosidad tras leerme, puedes buscarlos en internet.

El anuncio de Balay, un señor, que ha pasado toda su vida trabajando por lo que seguro era un sueldo mediocre, y muchas horas de su vida regaladas a una empresa impersonal y millonaria  que lo que quiere es vender más lavadoras y ser más millonaria.

Y me parece perfecto, pero ¿de veras pretende vender más  convenciéndonos a los demás de que es una empresa maravillosa? maravillosa porque un individuo, que ha trabajado para vivir, ha acabado creyéndose que pertenecer a una entidad cuyos dueños ni conoce, es su segunda casa y haber dedicado su vida a ella es una suerte, lanzando de paso el mensaje de que es así como deberían sentirse todos los que trabajan para terceros, sobre todo gigantes empresas con dueños anónimos, para los que es una herramienta publicitaria  convencer a sus empleados de que no sólo han sido simples peones de producción. Un anuncio así en una época en el que el trabajo escasea me parece más pueril aún.

Sólo se me ocurren dos motivos, diametralmente opuestos para sentir que tu trabajo ha sido tu vida, uno ser el dueño de tu propia empresa, otro haber dedicado tu vida a ayudar a los demás.

El segundo spot, los tres Reyes Magos prescribiendo explícitamente que les compremos plátanos de canarias para poder llegar a todo el mundo, ¿perdona?, se que personajes “mágicos”  forman parte de anuncios varios llegada esta época, pero señores, esos personajes viven en los niños, y no se si es porque yo tengo dos que están entre que si se los siguen creyendo y que no, que ver este anuncio me ha producido un sarpullido de indignación, ¿de veras no hay otra forma de vender más plátanos que instigar a los niños a que presionen a sus padres de que compren plátanos de canarias o los reyes magos corren el riesgo de no poder venir?

Lo dicho, reitero y sin tapujos, dos anuncios que me resultan especialmente desagradables.

Por supuesto ésta es sólo mi opinión, ejerciendo mi derecho a la libertad de expresión en mi blog, si tu has visto estos anuncios tendrás seguro la tuya propia tan respetable como la mía por muy diferente que sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s