Proyecto 410

La película Casablanca, una de las más reconocidas de todos los tiempos, ayer cumplía 70 años. Tuvo inicios sólidos, gano diferentes Oscars y con el tiempo fue creciendo su reconocimiento hasta el punto de ser una de las películas más famosas de todos los tiempos y que todos conocemos.

Oir “El tiempo pasará” nos sumerge inevitablemte en ella, en la historia de un hombre y su conflicto, Rick interpretado por Humphrey  Bogart debía elegir entre  el amor o hacer lo correcto.

Fue el proyecto 410 de la Warner Brothers, basada en  la obra teatral Todos vienen al café de Rick (Everybody comes to Rick’s) de Murray Burnett y Joan Alison, que nunca fue puesta en escenaLa obra, como tantas otras, ocupó la bandeja de “RECHAZADAS” en las productoras de Broadway hasta que decidió probar fortuna en Hollywood.

En su tiempo el filme tenía todo para destacar ampliamente, con actores renombrados y guionistas notables, sin embargo, ninguno de los involucrados en su producción esperaba que éste pudiese ser algo fuera de lo normal.

La química entre sus protagonistas, Humphrey Bogart en el papel de Rick Blaine e Ingrid Bergman como Ilsa Lund, así como la profundidad de las caracterizaciones, la intensidad de la dirección de Michael Curtiz, el ingenio del guión, que se escribía día a día en el plató, y el impacto emocional de la obra en su conjunto la han llevado a comvertirse en una de las peliculas más famosas de todos los tiempos.

La música fue escrita por Max Steiner,  compositor también de la música de la película Lo que el viento se llevó. La canción As time goes by de Herman Hupfeld había sido escogida para formar parte de la obra de teatro original, y Steiner tenía previsto reemplazarla por una obra propia. Sin embargo, cuando el compositor quiso crear su propia obra para reemplazarla, se encontró con que Ingrid Bergman ya se había cortado el cabello para protagonizar otra película, por lo que no se podían volver a rodar las escenas en las que aparecía la canción. Por otra parte, cuando se estrenó la película la canción gozó de un resurgimiento que la posicionó 21 semanas en los primeros puestos de las listas de éxitos.

Así que Steiner basó por completo la música de la película en dicha canción y en La Marsellesa, el himno nacional francés, transformándolos para que reflejaran diversas situaciones.De nota excepcional es el «duelo de canciones» en que La Marsellesa compite —interpretada a todo pulmón por una orquesta completa— contra un pequeño grupo de alemanes que cantan «Die Wacht am Rhein» (El guardia sobre el río Rín) en el piano.

Numerosos rumores e historias se han ido tejiendo en torno a la cinta. Uno de los más famosos sobre la película es aquel que afirma que los actores no supieron hasta el último día de filmación cómo terminaría la historia. De hecho, la obra original (que por cuestiones técnicas se desenvuelve por completo dentro del café) terminaba con Rick enviando a Ilsa y a Víctor hacia el aeropuerto.

Durante la adaptación del guión se discutió la opción de hacer morir a Laszlo en Casablanca, lo que hubiera permitido que Rick e Ilsa volaran juntos, pero —como Casey Robinson le escribiera a Hal Wallis previo el inicio de la filmación— el final de la historia «está hecho para que haya un giro oportuno en el momento en que Rick la envíe en el avión con Víctor.

Entonces así, haciendo eso, no solo está resolviendo el triángulo amoroso. Está forzando a la chica a estar a la altura del idealismo de su naturaleza, obligándola a cargar con el peso de un trabajo que en estos días es más importante que el amor entre dos personas insignificantes». Hubiera sido ciertamente imposible presentar una Ilsa que dejara a Laszlo por Rick, pues el código estadounidense de producción cinematográfica de 1930 prohibía exhibir a una mujer dejando a su marido por otro hombre.

Una película perfecta para una tarde en el sofá de casa , sólo a acompañado con un menú chino o unas palomitas. Y se que la mayoría la habréis visto un montón de veces pero es una gozada disfrutarla otra vez, al igual que su más famosa canción : miralá otra vez, Sam.

La última escena y frase de la película son una de mis preferidas: “Creo que ésto puede ser el principio de una gran amistad” . Porque al fin y al cabo, pase lo que pase, la vida sigue.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s