Editorial, noviembre 2012

La relación más importante

Ya sabéis que no tengo fecha para publicar la editorial del mes. Dado que esto es un blog y no una revista, tengo flexibilidad para publicarla cualquier día del mes. La Editorial es para mí un post especial, que solo funciona, al igual que todos, pero éste aun más, por inspiración. Y ésta ha llegado hoy.

En la vida tenemos muchas relaciones con mucha gente. Las relaciones son todas ellas muy diferentes entre sí, esencialmente porque los elementos que en ellas participan son diferentes. De hecho, una misma relación en el tiempo es cambiante y te preguntas como antes era de una manera y ahora lo es de otra.

Unas veces, las relaciones mejoran  y otras empeoran. El empeoramiento obedece, a mi juicio, a un deterioro de los valores en los que la relación se sustentaba, y ese deterioro puede ser ocasionado por factores externos o internos. Cuando mejoran se deben más a que los valores internos se enriquecen encontrando caminos de satisfacción por la vía de la comunicación, el reconocimiento y la empatía, que es solo la comprensión hacia los sentimientos del otro.

Pero la relación más importante que tendremos jamás es aquella que tenemos con nosotros mismos. La más difícil, la que nos hace sentirnos felices o infelices. Si no la cuidamos no podremos estar bien al lado de nadie. Si una relación  nos hace entrar en guerra con nosotros mismos entonces está mal formulada. ¿Es posible cambiar eso? o cuando pasa ¿ha llegado el final?

Si quieres que algo cambie, empieza por pensar que puedes hacer tu para que eso pase, en vez de esperar que lo hagan los demás.

Supongo que todo depende de la relación y las personas que forman parte de ella. Puede que no podamos hacer nada por la otra parte, pero si por la nuestra, encuentra el camino de vuelta a una buena relación contigo mismo y tal vez encuentres el camino de mejorar la relación con el otro.

Confía en tus impulsos y sentimientos, dedica tiempo a analizar lo que piensas y por que lo piensas. Si crees de verdad en lo que dices defiende tu postura, siempre desde el respeto, las formas si son malas, invalidan tu argumento o al menos disminuyen la receptividad del otro a valorarlo.

Y si te equivocas, pide perdón, tal vez no cambie nada, pero reconocer los errores es un signo de sabiduría.

Evita hacer a los demás responsables de como tú te sientes, o del mal funcionamiento de la relación que tienes con alguien. No olvides que en una relación de pareja no suele haber un culpable, como muchas otras cosas la responsabilidad es compartida.

Solo nosotros decidimos como sentirnos en cada momento, como procesar lo que nos pasa, nos hacen o nos dicen. Y desconfía por ello, de los que quieran hacerte pensar que el culpable de su situación eres tú, puede que  lo hayas hecho mal, o no hayas ayudado, pero el poder de cambiar las cosas radica en uno mismo en primer lugar, en como actúa ante las circunstancias.

Y recuerda cual es la relación mas importante, estás vinculada/o a ella de por vida, si esa no funciona nada ni nadie, salvo tu, podrá cambiarlo.

Confía en que lo que es de verdad tiene más posibilidades de superar los contratiempos y …Good luck!

RK

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s