El tiempo

Ayer  pasé por mi antigua casa, mi primer piso en Barcelona, de hecho el primer piso, fuera del hogar paterno, que tuve. No era mio, era nuestro,  lo compartía con mi primer amor, el que luego fue mi marido, y al asomarme al interior del portal, me invadió una sensación extraña. ¿Como es posible que viviera en él tantos años?, que hiciera ese mismo camino que hice ayer para entrar en ese portal cada día, que tuviera una vida que nada tiene que ver con la que tengo ahora. Irrealidad, aquel lugar formaba parte cotidiana de mi vida, como otros sitios lo son de la que tengo ahora, ¿vivimos una sola vida o vivimos muchas?.

Tuve que hacer un esfuerzo para asimilar que todo aquello estuvo en mi pasado, en mi vida,  de forma tan real como lo que está ahora. Soy la misma persona, pero parece que hable de otra.

El tiempo es cruel con la apariencia externa, pero, ¿no lo es con todo?. Vivimos historias que pasan y olvidas porque vives otras nuevas.  A cada nueva que das paso, es sustituida la anterior, como si de una nueva actualización del software se tratara. Hasta el punto, que cuando algo te  recuerda aquello, tu primera reacción es de sorpresa. Fuiste ésa y eres ésta, pero parece que cuesta unir las dos en una sola línea.

Que pase el tiempo, aun con esa crueldad intrínseca a él, es la única fórmula conocida para vivir mucho, que al mismo tiempo, también nos garantiza esa otra fórmula de “no hay nada que el tiempo no cure”.

Pero nos olvidamos que lo importante no es cuanto, que también, sino como. Lo que eliges, es lo que vives, y lo que vives es lo que eres.

Claro que hay gente  que siente que vive una sola vida, porque siempre ha hecho lo  mismo. Pero aun así es seguro que aunque viva en el mismo sitio y vea las mismas cosas día tras día, no tiene la misma vida. Supongo que el secreto es que en cada una de ellas, de tus vidas, la felicidad y satisfacción, por lo que tienes, haces y sientes, sean el elemento más destacado.

Einstein tenía razón en decir que el tiempo es relativo, relativo para ti, relativo para mí, relativo en cada momento y relativo en su conjunto. Presente, pasado y futuro a veces confluyen en un mismo momento como me pasó a mí ayer ¿quien me iba a decir hace unos años que un día pasaría por ese mismo lugar y mi vida sería otra?. No podemos predecir el futuro pero si podemos valorar el presente en conjunto con el pasado al recordar éste. No es fácil el balance, pero es instructivo.

Al final he llegado a una conclusión, fui feliz en ese piso y soy feliz ahora, por lo que algo debo de estar haciendo bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s