Go to Swiming-pool!

Se acabó el verano, volvemos al trabajo y  septiembre se convierte en el mes del año en le que nos planteamos mas propósitos para cumplir. Hacer deporte, estudiar inglés, tomarnos la vida de otra manera, ser mas positivos, ampliar nuestras metas…Seguramente no los cumpliremos todos, pero ahí estamos marcándonos nuevos proyectos.

Si estáis pensando que deporte elegir, os hago una propuesta que a mi hace un año que me funciona muy bien: natación. ¿Queréis saber los motivos?

 

Los comunes y contrastados

La natación es “el deporte más completo”, al ser un deporte aeróbico se mueven de forma coordinada todos los grupos musculares y se mejora la resistencia.

Es una buena forma de mantener un peso equilibrado: nadar durante una hora quema hasta 500 calorías.

Cualquier persona puede empezar a practicar este deporte, sin importar la edad o la condición física. Al contrario que otras actividades que exigen una preparación previa o que pueden producir lesiones si no se practican de forma adecuada, la natación no perjudica a las articulaciones, ya que al flotar, el peso del cuerpo no recae en ellas.

 

Una de las grandes ventajas de la natación reside en sus beneficios sobre el corazón y los pulmones. La capacidad cardiorrespiratoria se fortalece al incrementar el riego sanguíneo y normalizar el pulso y la presión arterial, por lo que su práctica regular ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Para los dolores de espalda se recomienda recurrir siempre a la natación de espalda. Es la más adecuada y evita el giro forzado del cuello del crol.

Como cualquier deporte, el agotamiento que causa su práctica crea una sensación de relajación (cansancio agradable) que se extiende al campo psíquico. Esta descarga de tensiones resulta aún más acusada en los deportes acuáticos, pues el agua es un medio, por sí mismo, relajante.

Los mios, más personales

Para mi ir a la piscina supone un momento  de cuidado y relajación, no me marco tiempos, voy cuando puedo, me sumerjo en el agua, me relajo, y comienzo a nadar,  a mi ritmo, puedo pensar en mis cosas mientras practico un ejercicio que aparentemente no me cansa. Aquí tenéis una imagen de la piscina a la que yo voy, con grandes ventanales, me gusta ver el día o la noche mientras nado, después un poco de sauna, ducha y salgo nueva!

Un deporte que puedes practicar con tus hijos, no importa su edad. Si aún no os habéis decidido  os recomiendo probéis con la piscina y …lo hagáis o no, ánimo, en unos días la maravillosa relajación del verano dejará de darnos punzadas cada vez que la recordemos, en un mes, ni la recordaremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s